Mi primera camiseta personalizada

Hola humanoides,

¿Qué tal? Yo de maravilla porque acabo de descubrir una novedad de mi nuevo hogar :-). Ya os he contado, pero para los despistados, que sé que hay muchos… repito: vivo en Camiseta Imedia, una nueva tienda donde puedes diseñar de manera online tu ropa. Hasta entonces, había probado combinar todos los tipos de camisetas con los miles diseños de las diferentes colecciones pero esta mañana he dado el paso y he creado…

¡Mi primera camiseta personalizada!

Tengo una inteligencia y habilidad poco frecuentes entre los humanos pero hasta para vosotros es muy sencillo.

Paso 1. Lo primero es entrar en nuestra área de personalización de productos (¡¡NO!! ni tienes que registrarte) y elegir la prenda que quieres customizar. Yo he optado por una camiseta Fruit of the Loom de mangas cortas y color naranja, como los discretos uniformes de la CIA- W. Para que mis músculos se muevan a sus anchas, he escogido una talla XXL: desde que estoy en vuestro planeta mi masa muscular no para de crecer… ¿Será que las camisetas aquí engordan más?

Paso 2. Mi cara se quedó como una ¿? al ver que podía elegir entre infinitos tipos de impresión, lo que en Imedia World llamamos “cómo cocinar la camiseta, es decir, al modo tradicional, con bordados, vinilo…” Pufff las posibilidades eran inmensas… ¡¡Qué complicado!! Un ser tan analítico como yo necesitaba más tiempo de reflexión que los humanos con su cerebro tan poco desarrollado!!

 

 

Paso 3. Pero finalmente, opté por lo segundo y decidí subir mi propio diseño :-D La opción final fue una camiseta con la foto de mi super familia. Sí, sí… esa que me dejó tirado al llegar a Bilbao…

No creáis que eche de menos a estos tontos, sólo es para que veáis la belleza de los worldimedianos. No echo de menos a mi familia: ni a la sonrisa de mi pequeña Petite, ni a la voracidad de mis hermanos Pintxopote. ¡No les echo de menos! No no no no ¡NOOOO!

Paso 4. Para tener una camiseta aun más original, decidí añadirle unas líneas de texto. Lo bueno es que puedes elegir tanto el tipo de letra como el color o la zona de impresión. En cada momento, podía previsualizar el modelo que, dicho de paso, y a pesar de las constantes reflexiones de mi mujer respecto a mi gusto en materia de moda, no ha quedado nada mal.

Paso 5. Estaba tan contento del resultado que al final pedí otra camiseta idéntica para mi jefe de la agencia (detalle que no podrá olvidar en la próxima reunión de promociones) y se lo mandé con paquete regalo. Sólo me quedaba pagar y… ¡listo para comer! Euh… no… llevar quería decir, llevar…que por aquí no apreciáis el dulce sabor de las camisetas.

Bonita, ¿no? Vamos, ¡directo al muro de Facebook!

A ver lo que vosotros sois capaces de hacer…

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.